S&G Seguridad

NOTAS TCNICAS

Como instalar un sistema de CCTV? 9 parte

CAMARAS PARA VISION NOCTURNA O CON BAJA ILUMINACION

Cuando las condiciones de iluminación de una escena determinada son buenas, la mayoría de las cámaras de CCTV que hay en plaza se comportan satisfactoriamente y permiten una visión clara y nítida de las personas y los objetos que la componen.
La dificultad surge cuando se necesitan visualizar imágenes en condiciones de luz baja o en la oscuridad.
Disponemos hoy de 3 tipos de cámaras que se adaptan para trabajar en estas situaciones:

CAMARAS TERMICAS

CAMARAS CON ILUMINADORES INFRARROJOS

CAMARAS DE ALTA SENSIBILIDAD

CAMARAS TERMICAS

La luz visible, detectable para el ojo humano y que las cámaras estándar pueden mostrarnos, precisan de una fuente de luz. Incluso las cámaras día/noche, que utilizan el espectro cercano al infrarrojo, necesitan algo de luz para funcionar, ya sea natural o procedente de una lámpara infrarroja especial.
Una cámara térmica no necesita una fuente de luz, ya que cualquier objeto con una temperatura superior a los cero grados Kelvin emite radiación térmica. Incluso objetos muy fríos como el hielo, emiten radiación térmica. Cuanto más caliente esté el objeto, mayor radiación emite. Cuanto mayor sea la diferencia de temperatura en un escenario, más nítida será la imagen ofrecida por una cámara térmica.
La ventaja de las cámaras térmicas es que detectan de forma rápida e inequívoca los incidentes que se produzcan en su campo de visión. Son resistentes y el exceso de luz no las ciega ni se estropean cuando reciben un haz de luz intensa.
Las cámaras térmicas son inmunes a la mayoría de los problemas generados por las condiciones de iluminación, sombras, reflejos, etc., lo que las hace perfectas para el análisis de vídeo. Consiguen mucha más precisión que las cámaras convencionales en la mayoría de las aplicaciones de vídeo inteligente.
Permiten la detección por radiación térmica de personas incluso si están ocultas tras un fondo complejo como un bosque o intentan esconderse en las sombras.
No obstante, estas cámaras no suministran imágenes que permitan una identificación fiable. Esta es la razón por la que las cámaras térmicas y las cámaras convencionales se respaldan y complementan entre sí.
Las cámaras térmicas de tecnología IP son más costosas que las convencionales y su uso dependerá de los requerimientos del lugar a proteger.
En función del tamaño y de la radiación térmica del objeto en cuestión, algunas  cámaras de red térmicas tienen un rango de hasta 550 metros.

CAMARAS CON ILUMINADORES INFRARROJOS

El espectro de luz que el ojo humano percibe, lo conforma una escala de colores que va desde el color violeta con longitud de onda de 400 nm (nanómetros 1 x 10 -9 mts) hasta el color rojo con longitud de onda de 700 nm en el otro extremo.
A cada color le corresponde una frecuencia o vibración de luz específica y una longitud de onda propia. Esta al ser captada por el sistema ocular es transformada en información que el cerebro interpreta como colores.
Fuera de esta escala visible para el ojo, existe una luz invisible para el ojo humano. Así por encima del color violeta están los rayos ultravioleta y en el otro extremo, la radiación infrarroja, muy cercana al calor.
Para producir imágenes primero se necesita de una fuente de luz, ya que las imágenes las forman las reflexiones que hace la luz al rebotar desde los objetos que encuentra a su paso. Lo mismo sucede con la visión infrarroja, pero primero son necesarios iluminadores que funcionen en esta parte del espectro de luz y segundo de cámaras con la capacidad de ver en este rango y traducir las imágenes al espectro visible del ojo humano.
Los iluminadores infrarrojos utilizados para hacer visible para una cámara una escena en la oscuridad, utilizan LEDS (light emiting diode). Los fabricantes comúnmente disponen una cantidad de ellos para poder lograr el nivel de luz necesario de acuerdo al alcance, ya que la intensidad que produce un solo LED es relativamente baja.
Con esta tecnología se pueden lograr iluminadores muy compactos y económicos, que generalmente se incorporan a las cámaras compartiendo la misma carcasa y una fuente de alimentación común.
Son en general aptas para intemperie y vienen con soporte y parasol para su protección climática.
Los LEDS infrarrojos con los que vienen la mayoría de las cámaras económicas trabajan con longitudes de onda de aproximadamente 850 nm. Esto hace que en la oscuridad total, se vean iluminados muy tenuemente, lo que denotaría la existencia de la cámara.
Para eliminar este efecto indeseado, hoy ya se fabrican cámaras con iluminadores  LEDS que trabajan con longitudes de onda de 950 nm fuera del espectro de visión del ojo humano.
Este tipo de cámaras cuenta además con una fotocélula que cancela la iluminación infrarroja cuando el nivel de iluminación ambiente supera un determinado nivel.
Generalmente, las imágenes que provienen de estas cámaras son en blanco y negro, ya que traducen a la escala de grises estas imágenes para que puedan ser visualizadas.
Los iluminadores infrarrojos a LED son muy direccionales y se adaptan para controlar la entrada de un inmueble o un objetivo específico dentro de los mismos.
Cuando se colocan estas cámaras en el exterior con iluminación pública muy pobre o directamente sin ella, se verá solamente un cono iluminado con un ángulo aproximado de entre 20 y 30 grados. El resto de la escena posiblemente no sea visible.
Hay disponibles en el mercado iluminadores infrarrojos profesionales autónomos con ángulos de cobertura de hasta 90° que permiten un área de visualización mayor.
La mayoría de las cámaras con iluminadores vienen con lentes de iris fijo con distancias focales de acuerdo a la distancia a la que se quiera ver, esto es de 3,6 mm, 6 mm, 8mm, etc. Actualmente las marcas más reconocidas ofrecen lentes varifocales autoiris para mejorar la prestación de las mismas.
Estas cámaras pueden ser analógicas o con tecnología IP, lo que las hace muy versátiles y aptas para resolver la mayoría de las situaciones en materia de videovigilancia.

CAMARAS DE ALTA SENSIBILIDAD

Como habíamos mencionado en nuestra NOTA TECNICA N° 1, la sensibilidad de una cámara informa la capacidad de reproducción de imágenes de video en condiciones de baja iluminación. Es la cantidad de iluminación mínima de una escena para obtener una señal de video de 1 V pico a pico. Cuanto mayor sea la sensibilidad de la cámara, mayor será la calidad de las imágenes en condiciones de baja iluminación. La sensibilidad se mide en Lux.
La ventaja de este tipo de cámaras, es que colocadas al exterior con lentes de tipo autoiris, permiten visualizar toda la escena y no sólo un sector de la misma como en las cámaras con iluminadores infrarrojos.
Mientras que en la actualidad, las cámaras color estándar trabajan con niveles de iluminación del orden de los 0,1 Lux, las de alta sensibilidad pueden llegar a los 0,01 lux en color.
Dentro de esta gama de cámaras, las más utilizadas para uso residencial son las que disponen la función día/noche que conmutan las imágenes de color a blanco y negro aumentando la sensibilidad p/ej. pasando de 0,05 Lux en color con buena iluminación, a 0,00005 Lux en B/N en condiciones de luz baja.
Como siempre recomendamos que el profesional sea el que defina qué tipo de cámara se adapta en cada caso, luego de analizar sobre el terreno cuales son las necesidades específicas del lugar a proteger.